4 razones por las que criar a los niños de hoy es un verdadero reto

Los progenitores tienen temor de corregir a sus hijos y que estos sientan algún género de incomodidad, asevera Emma Jenner, escritora de origen inglés, quien así mismo tiene capacitación como niñera con más de 2 décadas de experiencia.

Para ella, es alarmante el panorama en estos últimos años. La cooperadora de Huffinton Post segura que la paternidad se halla en crisis por múltiples razones, de las que cuatro son las más graves, en sus palabras:

1. Tenemos temor de nuestros hijos

“Acostumbro hacer una prueba en la que observo de qué manera los progenitores sirven el desayuno a sus hijos en la mañana. Si el pequeño dice: «¡deseo la taza rosa, no la azul!», si bien la madre ya haya vaciado la leche en la azul, observo esmeradamente las reacciones de los progenitores. ¡Fallo! ¿A qué le temes, mamá? ¿Quién está a cargo acá? Déjalo que haga enfado si desea, y retírate a fin de que no debas escucharlo plañir. Por favor, no trabajes más de la cuenta solo por complacerlo; y lo más importante: piensa en lo que le enseñas… si le das lo que desea solo pues le da un ataque”.

2. Nos apoyamos en los atajos

«Creo que es fantástico que los progenitores tengan todo género de aparatos electrónicos para asistirlos a lo largo de los vuelos o bien los largos recorridos para ir al consultorio del médico. Así mismo es fantástico que podemos ordenar los atestes online y calentar comida sana en el microondas. Los progenitores están más ocupados que jamás, y estoy en favor de hacer las cosas más simples cuando sea preciso. Mas los atajos así mismo pueden ser un terreno escurridizo. Cuando ves lo bien que ‘Caillou’ entretiene a tu hijo en el vuelo, no caigas en la tentación de ponerlo cuando estén en un restaurant. Deben aprender a entretenerse por su cuenta. Deben aprender que no toda el alimento va a estar caliente y lista en menos de 3 minutos, y lo idóneo es que así mismo aprendan a asistir para prepararla. Los bebés deben aprender a sosegarse solos en vez de sentarlos en una silla vibradora toda vez que estén de mal humor. Los pequeños precisan levantarse por sí solos toda vez que se caen en vez de solo levantar los brazos a mamá o bien papá. Enseña a los pequeños que los atajos pueden asistir, mas que hay una enorme satisfacción en hacer las cosas tranquilamente».

3. Hemos perdido las costumbres locales

«Hace tiempo se habituaba que los conductores de autobús, maestros y otros progenitores de familia tuviesen carta abierta para corregir a los pequeños maleducados. Eran los ojos y oídos de los progenitores cuando los pequeños no estaban a la vista y todos asistían a criar apropiadamente a pequeños y pequeñas. Todo el pueblo apoyaba. Ahora, cuando alguien que no es el padre de los pequeños se atreve a corregirlo, los progenitores se incordian. Desean que su hijo parezca perfecto y de ahí que no admiten que maestros o bien otras personas afirmen lo opuesto. Se enfurecerán y también van a ir a charlar con el maestro en vez de disciplinar a su hijo por no portarse en clase. Sienten que precisan proyectar una imagen perfecta al planeta y por desgracia su inseguridad se ve reforzada pues muchos progenitores se juzgan entre sí. Si un pequeño hace enfado, todos y cada uno de los ojos se vuelven cara la madre con desaprobación. En su sitio, habría de ser apoyada pues es muy posible que el enfado haya empezado por el hecho de que no cedió ante alguna demanda del niño».

4. Hemos bajado las expectativas

«Cuando los pequeños se portan mal, así sea públicamente o bien en privado, los progenitores solo se encogen de hombros, tal y como si dijeran: ‘así son los niños’. Te aseguro que no ha de ser de esa forma. Los pequeños son capaces de considerablemente más de lo que los progenitores en general aguardan de ellos en lo que se refiere a sus modales, al respeto por los mayores, las labores, esplendidez y autocontrol.

¿No piensas que un pequeño pueda continuar sentado a lo largo de la cena en un restaurante? Nada de eso. ¿Piensas que un pequeño no es capaz de adecentar la mesa sin que se le solicite? Nuevamente no es así: La única razón por la que no se comporta es por el hecho de que no se le ha enseñado de qué manera hacerlo y no aguardas que lo haga. Es bien simple, aumenta tus esperanzas y tus hijos las cumplirán».

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *