La lucha de Noruega contra la deforestación no es nueva. En el año dos mil ocho, por servirnos de un ejemplo, donó a Brasil nada menos que 1