El duro trabajo de una mujer desenvolvimiento público

La vida puede ser realmente dura en muchos aspectos, el consumo de energía que se realiza en el día a día de una persona hace que en ocasiones no se alcance a terminar con las tareas. Nuestro tiempo es muy corto, las tareas son muchas y en circunstancias no alcanzamos a terminar cada una de ellas. Las llegadas tarde a los trabajos, quedarse dormidos y no lograr terminar los quehaceres son prueba de ello.

La vida dura para una mujer luchadora.

Relatando la historia de una joven mujer trabajadora que no tiene descanso, su trabajo la mantiene agotada física y mentalmente por laborar tantos días a la semana. Valentina trabaja en una central de taxis, este ardo trabajo la agoto de tal manera que se quedó dormida puesto a que en la noche anterior había estado trabajando demás para pagar gastos necesarios.

Su alarma no sonó, haciendo que su sueño continuara y acortara el tiempo en el que se preparaba para su nueva jornada de trabajo.

Valentina despertó exaltada y se dio cuenta de que solo le quedaban pocos minutos para preparase e ir nuevamente a la central de taxis, solo pudo bañarse en ese poco tiempo y se alarmo aún más al darse cuenta de que su taxista ya se encontraba afuera esperándola para llevarla hasta su destino.

Los sacrificios de una mujer trabajadora.

Valentina no tuvo otra opción que salir rápidamente de casa y terminar de vestirse dentro del taxi, en presencia de su chofer. Para ella sería solo cuestión de segundos cambiar su vestimenta, pero su taxista no pensaba de igual forma, se avecinaba un grave problema.

La mirada lujuriosa del chofer la hizo sentirme molesta e irritada, su conductor la mirada con ojos perversos y esto le sugería a Valentina que estaba pasando algo malo. Se enfureció por el hecho de vivir una situación por la cual nunca había pasado en su vida.

Cuando valentina termino de vestirse pensó en los problemas que tendría el hombre por sus acciones, ese mismo día al llegar a su trabajo, ella se dirigió hacia donde se hallaba la oficina de su jefe y le conto detalladamente el acoso que había tenido por parte del chofer que la había recogido en su hogar.

Las consecuencias legales

El jefe de valentina se indignado cuando escucho el relato de la joven y llamo inmediatamente al conductor, para mayor suerte de Valentina también era empleado de su jefe; fue obligado a pedir disculpar a la joven, aunque todo no quedo dentro de los lamento falsos que ofreció el chofer.

Valentina se había encargado de denunciar los hechos en una comisaria, en ella este hombre fue acusado por daños molares y psicológicos hacia la mujer. Con estos cargos judiciales, fue detenido y se encuentra cumpliendo una condena de prisión por 5 años, esto a consecuencia de los cargos que se les fueron imputados.

En la actualidad valentina sigue trabajando en la central de taxis, ahora toma en cuenta muchos aspectos antes de subir a uno de estos vehículos cando tiene prisa, piensa que la situación que vivió no debe volver a repartirse a ella ni otra mujer, esta ha sido una enorme enseñanza para que no se vista frente un desconocido.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *